El valor de la Convención sobre los derechos del niño

 

El 20 de noviembre de 1989, después de 10 años de trabajo en los que se condensaron las ideas y aportes de diversas culturas, religiones y sociedades, fue aprobada la Convención sobre los derechos del niño, el documento de consulta para descarga gratuita que recomendamos hoy. El tratado internacional que más países han ratificado en el mundo y un acuerdo revolucionario que reconoce por primera vez a los niños y niñas como sujetos de derecho, superando la concepción que durante siglos se tuvo de la infancia, que impedía a los menores de edad participar activamente de las decisiones que los afectan.

Se trata de un acuerdo universal que nos recuerda que los seres humanos menores de 18 años no le pertenecen a sus parientes y familiares o a los estados, que tampoco son indefensos, que no son objeto pasivo de procesos de formación y que es incorrecto suponer que las relaciones con la infancia están mediadas por la superioridad del adulto. Los niños, tal como se entienden a partir de la Convención, son protagonistas de sus vidas, tienen opinión y pueden tomar decisiones de acuerdo con sus capacidades y su etapa de desarrollo.

Esta es una idea de la infancia que obliga a todos los seres humanos a replantear ideas y modos de actuar, así como exige a todos los estados firmantes tomar medidas que permitan poner en práctica la Convención y requiere que todas las instituciones que tienen algún tipo de responsabilidad con respecto a la niñez respeten las normas y los principios que se consagran en el tratado.

La Convención reconoce que los niños dependen de los adultos al comienzo de su vida y son ellos quienes tienen la responsabilidad de orientarlos para alcanzar su plena independencia, es por eso que no se deben perder de vista los cuatro principios fundamentales de la Convención: no discriminación, dedicación al interés superior del niño, derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo y respeto por los puntos de vista del niño. Cuatro ideas que todo aquel que tiene contacto con niños y niñas debe tener en mente para plantear la forma en que establece sus relaciones con ellos, las maneras en que actúa y la orientación que les brinda para acompañarlos en sus procesos vitales.

Escuchar a los niños, aprender a entender sus expresiones no verbales, tomar en cuenta sus opiniones, permitirles participar en las decisiones -de la familia, de la escuela, de la sociedad-, saber que todos los niños tienen los mismos derechos, que todos esos derechos están relacionados y son igualmente importantes y ayudar a los niños a entender que todos tenemos derechos, son acciones concretas que todos podemos ejecutar para que todos los niños disfruten de su infancia y alcancen su pleno potencial.

La supervivencia y el bienestar de nuestra especie dependen de nuestro compromiso con la infancia, por eso es tan importante leer la Convención y compartirla, sobre todo con los niños.

Para descargar el texto completo, con los 54 artículos de la Convención sobre los derechos del niño, pueden hacer click aquí y, si se animan, pueden comentarnos sus impresiones sobre este acuerdo internacional, el más aceptado de la historia de la humanidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Etiquetas: , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas