Cuerpo y movimiento, claves para las sociedades del mañana

Cuerpo y movimiento son expresiones muy amplias, para María Teresa Jaime, bailarina de danza contemporánea empírica y una de las gestoras de Cuerpo sonoro, la vida está en el cuerpo mismo. La posibilidad de movimiento en los niños de primera infancia es lo que posibilita su desarrollo.

A través del cuerpo, los niños hacen sus grandes conquistas y esto tiene que ver con lo que les implica alcanzar el movimiento. “Ellos necesitan moverse para desarrollarse. Es una pulsión vital de sobrevivencia. A partir del cuerpo y el movimiento, ellos descubren quiénes son, sus posibilidades, y alcances”. En la experiencia de moverse, los niños se descubren a sí mismos, reconocen sus potencias y sus límites, así como el placer y el disfrute.

Desde el nacimiento, los niños establecen una relación con la fuerza de gravedad que los va configurando, según explica María Teresa, Al principio no logran sostener por sí mismos sus cabezas, por ejemplo. Existe una lucha con esa fuerza que va generando posibilidades:  llegar a sentarse, gatear, pararse, caminar, correr y saltar. Todas estas etapas de desarrollo por la que los niños van pasando, generan en ellos unas conquistas relacionadas también con los territorios a los que pueden ir. En principio los niños solo pueden ver las cosas de lejos, tienen la curiosidad latente por observar más de cerca los objetos, pero no pueden desplazarse sin ayuda.

Luego, superando otros procesos de reconocimiento, relacionados con el movimiento de sus pies, sus manos, su cabeza, pueden ir gateando a otros lugares, así como girarse, y todo esto implica un trabajo enorme. “Nos demoramos muchos años en llegar a esto. Los seres humanos tardamos aproximadamente un año en aprender a caminar, mientras que hay animales que nacen y ya pueden pararse. Eso significa muchas cosas para los bebés, tienen que aplazar la satisfacción de sus deseos, hacer un esfuerzo, tener una realización cuando lo logran hacer. Dar un paso por primera vez es un momento muy importante y que implicó un esfuerzo y también satisfacción”.

La comprensión de estos procesos por parte de los adultos cuidadores, es esencial. Además de tener clara la importancia del cuidado, hay que entender lo que para ellos significa cada avance en relación con el movimiento de sus cuerpos.

El diplomado Cuerpo Sonoro, hace unas propuestas que generan procesos de conciencia en las personas sobre su historia personal, los territorios que habitan, las culturas a las que pertenecen o han pertenecido a partir de una evocación de sus primeros años. Partiendo de esta base, logran entender quiénes fueron, qué les pasó y a partir de esta alusión logran entender quiénes son los niños de primera infancia, qué necesidades tienen y cómo podrían transformar sus vivencias.

Los lenguajes de expresión artística son abordados entonces con la libertad que los niños merecen, así que la idea no es que los niños bailen o se conviertan en bailarines profesionales, sino que se expresan libremente y tengan las herramientas para decidir más adelante si continuar con la danza, la música o la pintura de una forma disciplinar.

Por siglos el cuerpo ha sido controlado. Los niños tradicionalmente recibían el conocimiento desde una postura que les impedía expresarse. Sentados, quietos y en silencio se ha impartido el conocimiento por muchas generaciones. Cuerpo sonoro trata de transformar esta tendencia generando preguntas ante estas prácticas que por supuesto tienen implicaciones con los adultos que serán esos niños en el futuro. Construyendo espacios para el aprendizaje y para el desarrollo que no tienen que ser necesariamente como al adulto le resulta más cómodo. Ese estar sentados y callados, solo recibiendo el saber del adulto, coarta la posibilidad de que los niños descubran sus propias capacidades, potencias y construyan saber desde sí mismos.

Por otro lado, María Teresa invita a crear escenarios donde los niños puedan vivir el mundo desde otras perspectivas, la construcción de espacios donde los niños puedan ser más chiquitos, bajar, subir, alcanzar altura u ocupar todo el espacio, promueve que los niños descubran y exploren el mundo desde muchas perspectivas.

La idea no es que el niño baile como el profesor quiere que baile, siguiendo la coreografía. Un niño de primera infancia se va a aburrir y va a ser dificilísimo para él, así como para el profesor que se va a frustrar porque el niño no hace el paso correcto.” En cambio, Cuerpo sonoro propone e invita a que se generen espacios donde se pueda escuchar cualquier música, y que los niños hagan parte de ese momento bailando libremente y sobretodo disfrutando y generando vínculos amorosos con sus agentes educativos o familias. El adulto en ese caso también podrá bailar como él quiera y con la propuesta que tenga y puede que el niño, a partir de la imitación, genere un proceso empático. “Los niños siempre están funcionando alrededor de la empatía y el afecto. Me gustas, te gusto. Me quieres, te quiero. En esa relación tan instintiva, genuina e intuitiva, los niños pueden ser auténticosMaría Teresa Jaime
.

“La propuesta es que el cuerpo y el movimiento sean creación, no una materia para repetir, sino para inventar, explorar, ir más allá de lo que conozco, sentir, vivir, y percibir el mundo. Los adultos estamos coartando y limitando todas esas posibilidades y les estamos impidiendo procesos de desarrollo. Pensando que los estamos formando bien o para una sociedad, los estamos haciendo un ejercicio de control, de homogeneización, de falta de reconocimiento de los procesos pedagógicos del ser”.

Cuando un niño explora, reconoce y se expresa libremente con su cuerpo, se están propiciando espacios donde tiene voz. Si desde pequeño no se siente culpable o estigmatizado por moverse así o ser como es, entenderá la importancia de amarse a sí mismo, de reconocerse, saber quién es y así, ayudar a otros.

Sin duda, un niño que se mueve libremente será una persona más segura, reflexiva y que sabrá escuchar porque ha sido escuchado.Podrá expresar sus emociones sin problemas, así como permitirse ser creativo. “Si puedes crear un mundo y te lo permiten, después también eres capaz de transformar el mundo”.

 

Si conoces experiencias relacionadas con el artículo, no dudes en dejar tu comentario
 
Etiquetas: , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas