INTERACTIVO / ¿Maguaré les enreda la lengua? ¡Vengan a jugar trabalenguas!

Etiquetas: , ,

Por Lina Salas Ramírez, MaguaRED.

Los trabalenguas son parte de la tradición oral de muchas comunidades; una forma de literatura popular presente en muchos idiomas que se ha usado de generación en generación para reír o, incluso, para mejorar la dicción y la memoria de niños y adultos. En la sección Palabras al aire de Maguaré tenemos diez opciones y se las recomendamos como detonante de actividades y juegos en familia.

Si bien las experiencias musicales y poéticas están presentes y relevantes en la vida de los niños desde la barriga de mamá, los trabalenguas son ideales para niños alrededor de los tres años, justo cuando han empezado a desarrollar el habla, la vida social con otros niños (en especial quienes entran al jardín) y ya interactúan con frases de alrededor de cuatro palabras. La práctica de la narración oral, dice este estudio de la UPN en México, desarrolla la observación, la memoria, la imaginación, la creatividad, el vocabulario y habilidades para la construcción lógica.

¡Compadre, cómpreme un coco!
¡Compadre, no compro coco! Porque como poco coco como, poco coco compro.

El coco es el trabalenguas que más me hace recordar a mi abuela. Los momentos de risa con ella eran frecuentes, pero recuerdo con especial cariño aquellos en los que se ponía a contarme historias difíciles de repetir y retaba entonces mi vocabulario en desarrollo. Yo imaginaba a los dos compadres gritándose en alguna calle con sol, vistiendo sombreros y camisas tal vez en un mercado de mi ciudad; y el coco, por supuesto.

En Maguaré podrán encontrar también trabalenguas como El cielo enladrillado, Cuentos, El perro de parra, Erre, El rey de Constantinopla, Gallina, La ciudad de Pamplona, Pablito clavó un clavito y María chucena. Antes de poder escuchar la narración, es necesario encajar algunas imágenes de los personajes del relato en las siluetas que se presentan en su texto, así que con un pequeño guiño podemos aprovechar el computador o la tablet para jugar aún como en los tiempos de la abuela: un adulto le muestra a un niño la musicalidad de la palabra, y juegan.

¡Prueben en familia esta sencilla aplicación de trabalenguas y comenten abajo cómo les fue! ¿Cómo se dio el juego con sus niños? ¿Qué otros trabalenguas se saben? Gracias por compartir sus experiencias.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas