Entretenimiento digital para disfrutar el tiempo libre con los niños

Esos lapsos de la vida en que las obligaciones no definen nuestras decisiones y acciones, eso que conocemos como “tiempo libre” es un bien cada vez más escaso para la mayor parte de la humanidad. Por eso, en esta temporada de vacaciones escolares, ponemos a su disposición todos los contenidos de nuestros portales Maguaré y MaguaRED para aprovechar esta nueva oportunidad de jugar y compartir con los niños.

 

Y también queremos invitarlos a reflexionar sobre el uso que hacen los niños de las nuevas tecnologías, sobre nuestra tendencia a recurrir únicamente a la censura para apaciguar los temores naturales que muchos experimentamos frente al creciente acceso a la red y a sus millones de posibilidades, que pueden ser detonantes de fabulosas experiencias de aprendizaje, creatividad y participación, pero también pueden ser fuente de graves riesgos para la infancia, como la discriminación, las redes de pornografía infantil o la exposición a contenidos inapropiados, entre muchos otros.

 

La tensión entre nuestro propósito colectivo de reconocer a los niños como sujetos de derechos, capaces de tomar decisiones e influir en lo que las sociedades planeamos para sus vidas, y nuestro afán natural por protegerlos de los peligros de Internet, nos obliga a replantear muchas de las medidas que, como ciudadanos activos, tomamos para garantizar que las experiencias de los niños en la red arrojen aportes significativos para su desarrollo integral.

 

Es de vital importancia acompañar el proceso gradual de cada niño en su acceso al mundo digital, tomar decisiones conscientes sobre la edad en que se aproximan por primera vez a este universo y ser parte activa de su interacción con los contenidos a los que acceden, permitiéndoles tomar decisiones acordes con su etapa de desarrollo.

 

Observar y conocer la forma en que los niños viven, piensan y sienten esta época digital, comprender cómo perciben este mundo en que nacieron, inevitablemente poblado por dispositivos móviles y pantallas, es la clave para un uso racional de las tecnologías en la infancia. La prohibición puede ser una de las medidas menos eficaces y sensatas a la hora de prepararlos para convertirse en ciudadanos digitales activos con autodeterminación.

 

Sólo al compartir con ellos el tiempo que invierten navegando en la red o consumiendo contenidos a través de otras pantallas, es posible combatir uno de los principales obstáculos que enfrentan la mayoría de las personas que interactúan con niños: la idea que tienen de que sus padres, maestros y cuidadores no saben casi nada sobre el mundo digital. Una idea que pone a los adultos en franca desventaja y que es urgente desvirtuar.

 

Para lograrlo, es definitivo abrir la mente, recorrer el llamado ciberespacio, indagar en búsqueda de contenidos apropiados para navegar con nuestros niños, preferir aquellos que invitan a estrechar las relaciones humanas frente a los que aíslan a los usuarios, compartir con los niños las experiencias del mundo digital que hemos creado los adultos, guardar nuestros teléfonos móviles cuando pasamos tiempo con los niños, evitar que esos dispositivos interrumpan los momentos que les dedicamos y, sobre todo, conversar mucho sobre lo que les ocurre en la red.

 

Solo si logramos ser parte de esta experiencia, respetando el carácter y la individualidad de cada niño, reconociendo sus habilidades en el entorno digital y dialogando sobre lo peligroso o inconveniente, podemos evitar los riesgos a los que están expuestos, contando con su propio criterio y nuestra orientación para detectarlos y, al mismo tiempo, aprovechando las innegables bondades del ciberespacio para favorecer su desarrollo y fomentar la confianza en sus propias capacidades.

 

 
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas