Descubre, imagina y crea con: Pipo, mi amigo imaginario

Descubre, imagina y crea con Pipo, mi amigo imaginario


¿Dónde encuentro Pipo, mi amigo imaginario en Maguaré?

Así encuentras Pipo, mi amigo imaginario en Maguaré

Pipo, mi amigo imaginario lo encuentras en la sección Mi casa en el árbol de Maguaré

Enlace: www.maguare.gov.co/mi-casa-en-el-arbol/pipo


Información general

Autor: Mari Escobar y Lulú Vieira
Formato: Audiovisual. Serie animada
Cantidad: 7 capítulos
Duración: 5 minutos


Sinopsis

Pipo, mi amigo imaginario

Pipo, mi amigo imaginario

Pipo, mi amigo imaginario es una serie animada que ganó en 2012 la convocatoria de Estímulos para la Producción de Televisión Infantil del Ministerio de Cultura.

Pipo, en su cometa viajera y en compañía de su amigo el pájaro, visita a un niño o una niña de cuatro a seis años de alguna región del mundo, que tiene alguna tristeza, miedo, preocupación o dolor. Cada historia narra situaciones o conflictos característicos de la primera infancia, por ejemplo, el miedo a la oscuridad, el comienzo de la vida escolar, las rabietas, las peleas entre hermanos, la tristeza por la pérdida de un juguete, el no querer compartir los juguetes, y otros.

Pipo, mi amigo imaginario motiva a acompañar a los niños en la tarea de resolver sus temores, tristezas y dolores, que son tan reales y los afectan tanto como a los adultos los suyos. También ayuda a que los niños se identifiquen emocionalmente y puedan sentir qué les sucede a otros, y a encontrar soluciones sencillas por medio de la música, la aventura, la diversión y las travesuras.

En cada episodio las voces de los personajes y las canciones originales son interpretadas por niños de cuatro a diez años. En Maguaré encuentras los siguientes episodios:

A continuación compartimos contigo una serie de sugerencias o propuestas para descubrir, imaginar y crear con Pipo, mi amigo imaginario, de acuerdo con los intereses, gustos y características de las niñas y niños de primera infancia, sus familias y sus comunidades.


Experiencias para niños de 4 a 6 años

La duración de cada capítulo de la serie animada es de máximo siete minutos, en razón de los períodos de mayor atención e interés de los niños de primera infancia. Sin embargo, estos períodos varían de acuerdo con las características y gustos de cada niño. Te recomendamos ver los capítulos con antelación, para favorecer la posibilidad de que cada historia sea un pretexto para conversar, crear, jugar y explorar con los niños. Por otra parte, sugerimos que los episodios se vean de uno en uno, y disponer entre ellos descansos para favorecer la concentración de los niños.

Encuentros de muñecos
Comunidades acogedoras y protectoras
Monstruos y muñecos 'quitamiedos'

Con esta actividad los niños pueden exteriorizar sus miedos y afrontarlos mediante la creación de historias, al tiempo que crean sus monstruos o muñecos. Es importante la disposición de los adultos para no limitar y, en cambio, escuchar a los niños y acompañarlos con respeto para que compartan sus miedos, preocupaciones y tristezas. En caso de detectar que un niño o niña sea víctima de alguna forma de violencia es necesario remitirse, de acuerdo con los procedimientos de atención dispuestos, a las instituciones responsables.Al final, puedes invitarlos a que les den nombres a los monstruos o muñecos, a que imaginen a qué les gusta jugar, qué les gusta comer… ¡Historias sin fin!Puedes grabar o registrar en diferentes soportes las historias y creaciones de los niños, para que puedan recuperarlas y compartirlas en otros momentos.

Noches de sombras
El carnaval de máscaras

Recuerda que:

Las situaciones, conflictos y miedos que inciden para que los niños y niñas se sientan intranquilos son tan reales e importantes como los que afectan a los adultos. Hay que tomárselos en serio y afrontarlos. Puesto que los más pequeños se comunican mejor por medio del lenguaje corporal que del verbal, es importante que reconozcas las manifestaciones y expresiones corporales de incomodidad, malestar o disgusto.

Busca que tu presencia sea una fuente de tranquilidad, seguridad y acogida para los niños. Las huellas o recuerdos que permanecerán en su psique corresponderán a experiencias de bienestar y acogida, o bien de todo lo contrario: miedo, rabia, abandono o frustración. Tu disposición afectiva es fundamental para que, ya desde el vientre materno, los niños habiten en territorios de vida y afecto.

En caso de que un niño o niña manifieste miedo por la oscuridad, la noche, muñecos, etc., explica con paciencia y amor qué sucede. Es importante que le brindes confianza y seguridad, y enseñarles a otros que estas no son ocasiones para la burla, la risa, el regaño ni el reproche. Busca que tus mimos y explicaciones les ayuden a afrontarlos y superarlos.

Es muy importante incentivar la imaginación de los niños. Favorece las ocasiones de juego y de creación de historias que les permitan, sin la conducción de los adultos, darle rienda suelta a la fantasía, inventar personajes, volver un objeto un juguete, etc.

Los niños y niñas necesitan hablar, crear obras y leer sobre lo que sienten, así como abordar temas como el miedo, para comprenderlos, enfrentarlos y superarlos. Como explica la escritora Joëlle Turin: “No por leer sobre monstruos tendrán más miedo; al contrario, exteriorizarlo, proyectarlo en aventuras de otros personajes es positivo, así el miedo se cristaliza en garras, colmillos y ruidos, es peor no saber cómo materializarlo. Se vuelve una manera de ‘jugar con el miedo’, de crecer y aprender a vivir con el miedo o superarlo”.


Descarga esta guía en PDF
 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas