¿Cuánto leen nuestros niños en Colombia? Algunas cifras alrededor del consumo editorial infantil

“Al ser uno de los medios de comunicación y de distribución más antiguos, los libros no sólo tienen implicaciones espirituales, educativas y culturales, sino que también comportan aspectos industriales y económicos legítimos asociados al mercado editorial.” (Unesco, 2016)

En los últimos años, diversas entidades públicas y privadas en el país han puesto en marcha estrategias para fomentar la producción y distribución de libros infantiles, lo que ha llevado a que  los esfuerzos por hacer de Colombia un país lector hayan tenido efectos que se reflejan en la más reciente encuesta de consumo cultural del DANE, de 2016, en la que se comprobó que los niños entre los 5 y 11 años leen hoy 3,2 libros al año. Esta es la primera vez que el DANE mide esta audiencia.

Uno de los aportes más importantes en la producción de libros para niños lo ha hecho el  Ministerio de Cultura, que enfoca con especial atención sus acciones con la convicción de que es en la primera infancia donde se adquiere el hábito de la lectura.  El Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE) ‘Leer es mi cuento’ comenzó en 2010 con el fin de aumentar el índice de lectura de los colombianos de 1,9 a 3,2 libros leídos al año.  En la actualidad la serie Leer es mi Cuento se constituye en la línea de producción propia del Ministerio, con una serie de 16 títulos.

Entre 2010 y 2016, el Ministerio de Cultura adquirió y distribuyó más de 17,6 millones de libros que fueron entregados a las 1.444 bibliotecas públicas del país, así como a las Unidades de Servicio del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y familias de escasos recursos de diferentes regiones del país. Allí se incluye la Colección de Primera Infancia que tiene como objetivo llegar a los niños entre los 0 y los 8 años.

Entidades como Fundalectura han dirigido sus esfuerzo a la formación en lectura y escritura  de niños entre los 0 y 6 años, la cual ha mostrado un aumento en los últimos años pasando de  55.142 en 2015 a 59.694 niños en 2016. Dentro de estas iniciativas han llevado a cabo programas de lectura en espacios no convencionales con los que alcanzaron  37.273 beneficiarios directos entre los 0 y 6 años para 2016.

Por su parte, el Plan Distrital de Lectura y Escritura ‘Leer es Volar’ de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte y Secretaría de Educación de Bogotá ha contribuido a la circulación del libro infantil en la Red de Bibliotecas Públicas y espacios no convencionales como PPP (Paraderos Paralibros Paraparques), Bibloestaciones, el Biblobus y Plazas de mercado de la mano con Fundalectura. Uno de los alcances más importantes se observa en los PPP, en los cuales el total de usuarios de primera infancia (0-6 años) pasó de 25.982 en 2015 a 34.730 en 2016.

En estas nuevas dinámicas del libro infantil, es preciso que los niños tengan acceso al libro no solamente en las bibliotecas, los salones de clase o las casas, sino que puedan encontrarse con la lectura en espacios menos convencionales y desarrollarla como una actividad de entretenimiento y al alcance de todos.

En esta infografía que preparamos para ustedes podrán encontrar algunas cifras alrededor del consumo y producción del libro infantil en el país. Esperen en una segunda entrega algunos datos clave sobre la industria editorial infantil en Colombia.

 

Fuentes para la infografía

– CEDOC Fundalectura – Informes de gestión de 2015 a 2017

– Libros altamente recomendados 2016 y 2017 de Fundalectura

– Rocío Castro, coordinadora de programas en espacios no convencionales, Fundalectura

– Leer es mi Cuento- Libros para la primera infancia, retorno de una inversión en el país

– Encuesta de Consumo Cultural – ECC – 2016

– Estadísticas Sector Editorial en Colombia 2015- Cámara colombiana del libro

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas