La muñeca negra, un libro interactivo para todos

La muñeca negra, un poema de Mary Grueso Romero que se convirtió en un cuento y relata la historia de una niña que sueña con tener una muñeca negra, no solo es una representación de la oralidad del Pacífico, que ha encontrado un lugar en el papel y en la literatura colombiana, sino que ahora se ha volcado al mundo digital e interactivo gracias a un proyecto del etnoeducador Jaime Alberto Viveros que busca promover el acceso a este tipo de narraciones que fortalecen la cultura y la identidad afrocolombiana.

Jaime Alberto Viveros y la poetisa Mary Grueso eran compañeros de trabajo en la Universidad del Cauca, cuando él le propuso a Mary hacer “La muñeca negra” en formato multimedia, integrando el libro, imágenes y animaciones. Hoy es una realidad que está a un click de distancia para que esta historia sea leída a todos los niños, y que ellos disfruten de otros recursos que ofrece el sitio en internet, como un rompecabezas.

La poeta, escritora y eterna maestra, Mary Grueso, imaginó esta historia recreando su infancia. En la costa pacífica colombiana, los niños elaboran sus propios juguetes y las muñecas son creaciones que se construyen con retazos de tela u hoja de plátano y con la ayuda de los adultos. En una relación creativa con el juguete, los niños sienten la necesidad de hacer y  darle vida a sus propios muñecos.  Mary Grueso, con el recuerdo vívido de su madre modista haciéndole muñecas de trapo, quiso escribir sobre esta experiencia así como otras que se relacionaban con la tenencia de una muñeca en el Pacífico colombiano.

El plátano Mellizo o gemelo lo convertían en muñecas. Cuando las familias encontraban esos racimos de plátanos no los regalaban. Se ponían a madurar en el maíz con hoja, lo que se llama “botija” de maíz. Entonces se metía ahí como cuando uno quiere madurar rápido un aguacate que se envuelve en papel periódico. Luego, cuando estaba maduro, lo pelábamos, lo asábamos y tomábamos elementos de la religión. En esa época había un término que hoy está en desuso y es el famoso limbo. Los niños que no eran bautizados no se iban al cielo ni al infierno, sino a un lugar que era el limbo.Mary Grueso

Como Mary cuenta, cuando no había sacerdotes se recurría al agua de socorro que los protegía de quedar en el limbo después de fallecidos o de que las brujas los chuparan. “Frente a eso nosotros como niños, bautizábamos las muñecas en el agua de socorro. A los niños se les bautizaba echándoles agua natural sobre la cabeza, colocándoles un poquito de sal en la boca y sosteniendo una vela, se decía tres veces el credo. Pero, nosotros no utilizábamos el ave maría, sino que tomábamos un término que usábamos de pequeños y que viene de la oralidad del pacífico y dice “María corcoma , yo te bautizo y yo te coma”. La madrina tenía la muñeca cargada, el padrino tenía la vela y la vasija con el agua , echábamos un poquito de agua donde considerábamos era la cabeza y decíamos así. Recordando todo esto, nació el poema de La muñeca negra”.

Este libro, que publicó en 2011 Apidama Ediciones, es una apuesta por introducir en la literatura universal, las voces de los afrocolombianos y sus aportes a la construcción de país, con un lenguaje poético que acerca a los niños a estas historias.

Me he dado a la tarea de escribir para niños, para que desde acá empiecen a reconocer nuestra cultura. Estamos en este país que es Colombia y siempre nos ha tocado leer lo de los demás. Ahora necesitamos que nos lean a nosotros. Primero, que nosotros nos leamos y luego que los otros también nos lean. Ese es mi principal anhelo, que nos integren al contexto nacional con nuestra diferenciaMary Grueso

Para Jaime Viveros, “La muñeca negra” es una oportunidad para hablar de la etnoliteratura y resaltar el rescate de la oralidad que es muy importante para estas comunidades, así como la relación entre la cultura, la tradición y la literatura que se conjuga en las letras de autores como Mary Grueso. “Este proceso de convertir este libro en un recurso multimedia e interactivo, significó trabajar de cerca con esta poetisa quien a través de la palabra y la oralidad lleva su cultura al mundo”.

Este etnoeducador sueña con convertir la plataforma interactiva del libro en una aplicación y seguir trabajando y construyendo en más recursos educativos digitales para que todos aprendan de una forma más interactiva y dinámica. “Hay muy poco material que muestre el aporte de esas comunidades y enaltezca esa diversidad, eso quiere decir que todavía hay muchos recursos por construir”.

Mary Grueso sigue dejando su legado, como cuando fue maestra de primero de primaria. Hoy, como una de las poetas más reconocidas del país, sigue apostando por esas historias con las que todos los niños se identifiquen, se reconozcan y se sientan orgullos para que sean ellos los que comiencen a escribir sus propias historias y surjan muchas mujeres como Mary grueso.

 
Etiquetas: , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas