Latin Latas, la iniciativa que hace que la basura suene

A Leticia, en el extremo sur del país, donde la selva te sopla en la nuca, llegaron Paula Sáenz y Claudia Vargas con dos maletas llenas de basura; botellas de plástico, lana, pedazos de neumáticos y herramientas hacían parte de su equipaje. Su objetivo era el de realizar un taller de construcción de instrumentos para niños, con lo que se considera  desperdicio.

Paula y Claudia hacen parte de la corporación Latin latas, que nace en 2011 ante la preocupación por el consumo irresponsable y la generación de basura. A partir del arte y la música buscan fomentar la sensibilización en relación con estos temas y promover la educación ambiental, empezando con una exploración de los objetos y la elaboración de instrumentos con elementos que son arrojados a la calle y que se convierten en parte del paisaje.

Leticia, la ciudad que contrasta como un punto de asfalto en medio de la extensión de selva que aún prevalece en el Amazonas, no es la excepción a la regla, kilos y kilos de basura son arrojadas diariamente, incluso en antiguas zonas que en el pasado fueron depósitos de basura y que hoy son barrios.

De lo que nos hemos dado cuenta, sobre todo en las comunidades como la de Leticia, es de la relación lejana que tienen los niños con el ambiente. Así vivan en entornos tan naturales como este, están desconectados de la naturaleza, y en esa medida se les convierte en algo muy normal ver basura por todas partes Paula Sáenz

Los niños empiezan a acercarse al sitio del encuentro donde esas maletas se transforman en gavetas con todos los materiales que permiten convertir esa basura en sonidos y en elementos de juego y diversión. Agarran botellas grandes y pequeñas que han sido debidamente cortadas y empiezan a entender que el plástico es un material más, con el que se puede crear y construir todo tipo de artefactos.

Paula y Claudia se dividen en dos grupos, unos niños quieren hacer un instrumento de viento y los otros uno de percusión. Con Paula, los niños más grandes construyen un “Tutupet” (tutu, una palabra que en dialecto tikuna significa tambor, y PET para no olvidar el material con el que está hecho), mientras los demás le dan vida a un “Petnocho” con Claudia, un instrumento muy parecido a las vuvuzelas y que para los niños es fuente inagotable de diversión.


Para ellos es muy impactante entender que a partir de la basura pueden hacer cosas, aprovechamos el espacio para conversar con ellos acerca de los problemas  ambientales desde su visión, sin imponerles el tema del medio ambiente a partir del miedo sino desde un lenguaje muy consciente Paula Sáenz

En Bogotá, desde hace cinco años existe la casa cultural Latin latas en el barrio La soledad, en la que crean proyectos pedagógicos por la sostenibilidad ambiental donde participan niños desde los 4 a los 15 años de edad. Un lugar que recientemente ha visto aumentar la presencia de niños entre los dos y tres años.

“Intentamos desarrollar ciertos tipos de instrumentos más fáciles con los niños más pequeños como el “Petonocho”, que construimos con los niños desde los 4 hasta los 8 y otros instrumentos que requieren motricidad, pero no tan fina, de manera que ellos puedan desarrollarlos autónomamente. Con los niños más grandes hacemos los tambores, que requieren el uso de herramientas más pesadas, los guiamos en la utilización de esas herramientas y les permitimos pasar los límites establecidos y que tienen que ver con una falsa idea de que por ser niños ellos no pueden construir cosas con sus propias manos”.

Además de los talleres de elaboración de instrumentos profesionales a partir de la basura, con los que han viajado por todo Colombia, la corporación Latin latas, demuestra cómo pueden ser usados e interpretados para el perfeccionamiento de la técnica musical. A través de conciertos, talleres y charlas, Latin Latas comparte su mensaje e invita a otros a adoptarlo y a actuar creando conciencia con lo que tenemos a la mano y cada día arrojamos, pero que además tenemos el potencial de transformar.  

 
Etiquetas: , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas