El PetNocho, una vuvuzela que todos podemos hacer en casa

Latin Latas es un proyecto pedagógico y musical que demuestra los alcances que pueden tener los materiales que consideramos basura. Empezó con la elaboración de instrumentos profesionales como baterías, bajos, guitarras, instrumentos de viento y marimbas y llegó a convertirse en la primera agrupación musical colombiana que convierte la basura en sonido y melodías. Con su eslogan “música como comunicación y ‘basura’ como herramienta de acción”, esta corporación y casa cultural ha viajado a todos los rincones del país para dar conciertos, talleres y charlas que desde hace un tiempo comparten con los más pequeños.

Basándose en las 4R: reducir, reciclar, reutilizar y re-crear, ya cuentan con una larga lista de instrumentos que se pueden construir con la “basura” y que los niños pueden disfrutar y crear. Este tutorial es la receta de Latin Latas para construir un PetNocho  -mucho más conocido por su nombre futbolero, vuvuzela-, a base de PET, polímero con el que están hechos gran parte de las botellas y plásticos que utilizamos a diario.

¿Qué necesitamos?

Una botella de 3 litros, de centro liso (verde en nuestro ejemplo)
Una botella pequeña (de color ámbar en este caso)

Un caucho o banda elástica
Una bolsa plástica

Con la colaboración de un adulto responsable, vamos a usar las siguientes herramientas:
Bisturí
Tijeras
Cautín o una puntilla muy caliente

Paso 1

Siempre con la ayuda de un adulto, cortamos la botella grande: primero la parte de arriba y luego la de abajo, separando el centro liso, luego lo cortamos por la mitad y nos debe quedar una lámina rectangular que se puede enrollar.

Paso 2 

Luego cortamos la botella pequeña -de color ámbar- un centímetro por encima de la curva en que disminuye su diámetro para dar paso al cuello.

Paso 3 

Enrollamos la lámina rectangular (de color verde) para que nos quede un tubo largo y delgado, la introducimos por los picos de las dos botellas (verde y ámbar), de tal manera que encaje perfectamente.

Paso 4 

Cortamos la parte superior del tubo para que quede plano y ponemos cinta cubriendo los bordes del tubo verde y de la botella pequeña de color ámbar, de tal manera que no tengan irregularidades.

Paso 5 

Con ayuda de un cautín o de una puntilla caliente, le abrimos un agujero a la botella pequeña de color ámbar, justo por donde pasa la primera curva que está debajo de la boca. También podemos hacer varios agujeros en el tubo que conecta las dos botellas.

Paso 6 

Cubrimos con una bolsa el borde ancho de la botella pequeña y del tubo que la conecta con la botella grande. Aseguramos la bolsa con el cauchito o banda elástica.

Paso 7 

Con la parte sobrante de la botella pequeña, hacemos otro tubo pequeño, lo aseguramos con cinta y lo introducimos en el agujero que hicimos en la curva de la botella de color ámbar, este tubo pequeño nos servirá de boquilla para nuestro instrumento.

Un niño en Leticia, Amazonas, tocando el PetNocho que construyó en uno de los talleres de Latin Latas

Debemos tener en cuenta que, al ser insertado en esta parte del instrumento, el tubo grande debe entrar en contacto con la bolsa, generando presión cuando se sopla. La bolsa vibra y comienza a sonar. Es posible graduar la presión moviendo hacia arriba o hacia abajo el tubo pequeño con cuidado para no romper la bolsa.

Si se perdieron de algún paso o prefieren ver en acción a los creativos de Latin Latas fabricando el PetNocho, pueden ver el vídeo del tutorial completo aquí:

Latin latas realiza este tipo de talleres en su Casa cultural con dirección Av cr 28 # 39 a – 36
Bogotá o contactándolos por su página web http://www.latinlatas.com

 
Etiquetas: , , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas