En el sur de Bolívar los niños bailan y juegan para mantener viva su cultura

suto_asenda2_grande

A falta de casas de la cultura, parques recreativos y espacios para el entretenimiento, la escuela se ha convertido en un lugar esencial los niños y jóvenes del corregimiento de Armenia.

En el sur del departamento de Bolívar los tambores redoblan, las voces y las palmas se levantan por encima del sonido del cuero templado, y los niños bailan enérgicamente para no perder el ritmo. Es la alegría que sale de la Escuela de Danzas y Músicas Suto A Sendá Lo Memo (nombre en palenquero que traduce Todos somos iguales) y contagia a todo el corregimiento de Armenia, municipio de Pinillos.

¿Qué dicen los niños del baile y de este espacio? Escúchalos aquí:

Carlos Pérez Herrera es el fundador y director de este espacio, una idea que tuvo desde su infancia y que hoy se sigue construyendo: “Desde muy niño soñé con ser un gran líder dentro y fuera de mi Palenque, principalmente porque mantenemos un legado cultural dejado por nuestros ancestros y que se ha transmitido de generación en generación”.

suto_asenda10

El profesor Carlos Pérez Herrera con algunos de los niños y jóvenes de la escuela.

Cuando vivía en Palenque, al frente de su casa practicaba la escuela de danzas Oriki Tabala liderada por su tío Bernardino Pérez Miranda (gestor cultural, filólogo, docente de lengua palenquera y músico) y por su amigo y colega Sebastián Salgado Reyes. Esa cercanía lo inspiró a ingresar a la Escuela de danzas, música y teatro Batata con los maestros Edwuiin Valdes Hernández, Moraima Simarra y Andreus Valdes. Con ellos conoció el legado cultural que le corría por la venas al nacer en aquel territorio.

“Aprendí mucho de esa esencia, de esa historia y de esos saberes prodigiosos de mi Palenque a través de la música y del baile, de danzar por cada uno de esos rincones de Colombia. En 2011, luego de mis estudios superiores, empecé a laborar en Armenia, corregimiento del municipio de Pinillos, donde llegué con el propósito de mantener vivo ese legado cultural y transmitirlo a niños, niñas y jóvenes de esta comunidad”, cuenta el
docente.

A falta de casas de la cultura, parques recreativos y espacios para el entretenimiento, la escuela se ha convertido en un lugar esencial para que los niños de 4 a 8 años y los jóvenes 9 a 16 que allí asisten, puedan alejarse de las problemáticas sociales que aquejan a su comunidad. Actividades como: conoce tu origen, movimiento rítmico, los niños juegan sin parar y dibujos creativos, hacen parte de las opciones que la escuela les ofrece.

La puya, el chimbililín, la penca atrás y el loro y la lora, son algunos de los bailes y rondas favoritas de los niños de Armenia. En estos videos ellos nos muestran cómo los juegan:

“Este es un proceso cultural en el que trato de fortalecer las manifestaciones culturales a través de rondas y juegos con el fin de que estos elementos o valores culturales vuelvan a nuestras comunidades. Es importante tener en cuenta que en el sur del departamento de Bolívar hay unos niños y niñas que también quieren manifestar sus habilidades”, afirma Carlos, quien espera contar con apoyo para que su iniciativa siga viva.

Mayor información:
Carlos Pérez Herrera
Correo: carlosantoniop99@gmail.com
Celular: 3126963338

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas