Comunidades protectoras, una estrategia del programa Buen Comienzo para promover el cuidado de los niños

Por: Érica Valencia Osorio – Programa Buen Comienzo

El programa Buen Comienzo es la Política Pública de Atención Integral a la Primera Infancia de Medellín, adscrito a la Secretaría de Educación, que promueve el desarrollo integral de los niños, las niñas desde la gestación hasta los cinco años.

Imagen cortesía de Buen Comienzo

Imagen cortesía de Buen Comienzo.

A partir del año 2010 la estrategia Comunidades Protectoras de la Primera Infancia se desarrolla en un contexto de posicionamiento de la atención integral a la primera infancia en Medellín, cuando la inversión en este tema aumentó en un 50% con respecto al año anterior y las voluntades políticas se volcaron hacia los niños y las niñas de la ciudad. En este mismo escenario, la violencia social así como las condiciones de vulnerabilidad afectaban de manera significativa a este grupo poblacional, y entorpecían las condiciones para que se brindara la atención integral.

Asuntos como enfrentamientos entre grupos armados ilegales, fronteras invisibles, consumo y expendio de sustancias psicoactivas en los alrededores de las sedes de atención influenciaron para que la asistencia de los niños, las niñas y sus familias disminuyera. Atendiendo a esta problemática surge una iniciativa de parte de las entidades prestadoras del servicio, en la que se postula como objetivo central la movilización social para visibilizar a los niños y las niñas en el territorio, defender su derecho a la atención integral y a disfrutar libremente del espacio público.

Imagen cortesía de Buen Comienzo

Imagen cortesía de Buen Comienzo.

Esta primera iniciativa madura de la mano del equipo de la Dirección Técnica del programa Buen Comienzo y basados en la teoría del pedagogo italiano, Francesco Tonucci, en la que el niño y la niña son el punto de referencia para la organización de la ciudad se planea la realización de caminos de alegría, trazados de rutas seguras e implementación de un voz a voz en cada sector de la ciudad que presento la problemática, con la idea de difundir en la comunidad el derecho de los niños, las niñas y sus familias a la educación inicial, al cuidado, y al disfrute del espacio público, entre otras. Estas acciones se configuraron como el inicio de una estrategia que en medio de un ambiente de alegría y celebración vinculó a cada una de las comunidades en las que se realizaron estos recorridos.

Este ejercicio se ha venido fortaleciendo con el tiempo, y hoy, cuatro años después, la estrategia Comunidades Protectoras de la Primera Infancia continúa implementándose, enfocándose en el principio de la corresponsabilidad bajo tres líneas de acción que pretenden promover el cuidado de los 175.707 niños y niñas con los que actualmente cuenta la ciudad, y en fortalecer la Política Pública de Atención Integral a la Primera Infancia Buen Comienzo.

La primera de estas líneas es la formación. Bajo el enfoque de la educación popular se han realizado procesos formativos con 1.136 personas participantes. Estos procesos de formación han tenido como finalidad brindar herramientas a agentes educativos, familias y líderes comunitarios, fomentando en ellos la promoción del trato afectuoso e inteligente, la prevención, la identificación, el abordaje de situaciones de vulneración de derechos; y la articulación para el restablecimiento de derechos de los niños y niñas.

Imagen cortesía de Buen Comienzo.

Imagen cortesía de Buen Comienzo.

La segunda línea es la movilización social, con la que se pretende promover la construcción de ambientes de diálogo, concertación y acciones conjuntas con instituciones, actores y líderes sociales, para la generación de capital social que favorezca la protección integral de los niños y las niñas. A través de aliados estratégicos como la Red Interuniversitaria Buen Comienzo, en el año 2014 se generaron acciones de movilización en 11 universidades de la ciudad promoviendo el tema del cuidado y reiterando el compromiso de protección hacia la primera infancia.

La tercera línea es la difusión, a través de la cual se han desarrollado procesos comunicacionales para la visibilización de los niños y las niñas como sujetos activos de derecho, con el apoyo de la comunidad y de actores corresponsables de la protección a la primera infancia. En este sentido se cuenta con redes sociales, un sello y un logo que representa de manera simbólica el compromiso de las instituciones y las personas con el cuidado y la protección.

Imagen cortesía de Buen Comienzo

Imagen cortesía de Buen Comienzo.

Además de estas tres líneas de acción, las entidades prestadoras del servicio de atención integral a la primera infancia, continúan desarrollando en el territorio acciones mediante las cuales se busca la sensibilización de la comunidad en pleno para que desde la cotidianidad, se respeten los derechos de los niños y las niñas.

Actualmente se tiene como reto posicionar aún más el tema en la ciudad, con la finalidad de generar una transformación cultural que permita, como indica la ley 1098 de 2006, el reconocimiento de los niños y las niñas como sujetos de derechos y por consiguiente, disminuir los índices de vulneración.

Por eso Medellín, una ciudad que ayuda a crecer desde antes de nacer, con el Programa Buen Comienzo, busca que la primera infancia cada vez sea más reconocida, valorada, cuidada y protegida por los diferentes actores, gremios y ciudadanos, y así lograr ser entre todos una Comunidad Protectora de la Primera Infancia.

 
Etiquetas: , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas