Lecturas creativas en casa para disfrutar en familia

Por: Maritza Chávez – Promotora de Lectura Olingo Lee
Celular: 300 300 09 31

olingo_lee_logo

Leer en casa puede ser toda una aventura. Cada familia puede tener y crear diferentes espacios para esta actividad y hacer de ella parte de su cotidianidad. Cualquier lugar que les resulte acogedor será el ideal: la sala, la cama o una cómoda silla. Lo importante es crear el hábito en el hogar.

Aprender a ir al baño, disfrutar la comida, conocer el propio cuerpo e identificar los colores son temas y procesos que pueden ser acompañados con la lectura. Existen muchos libros con temáticas específicas que se centran en los intereses de los niños en sus primeras etapas de vida. Al final de este artículo te recomendaremos algunos ejemplares.

Existen cantidades de poemas y retahílas muy juguetonas que, si las aprendes con tus hijos, pueden ayudar en diferentes momentos cotidianos. Por ejemplo, a la hora de consumir los alimentos, incluso aquellos que en ocasiones les cuesta dificultad aprender a disfrutar como los vegetales. Mientras comen puedes incorporar cantos, retahílas o poemas relacionados con la comida para motivarlos. Recuerda que es muy importante la energía con la que se los comunicas, de ello también dependerá la reacción de los niños.

Ahora que sabes que comer también puede ser toda una experiencia literaria, no le des espera y pon en práctica los siguientes versos:

Tortas, torticas, torticas de maíz,
Con mucha azúcar blanca y granitos de anís.
Tortas, torticas, torticas de miel,
Para los nenes lindos,
Que no quieren comer.

Tito vende caramelos,
Chupetines y turrón,
Y en las tardes de verano,
Heladitos de limón.

Vamos a la mar, pon, pon,
A comer pesca’o, pon, pon,
Fritico y asa’o pon, pon,
En sartén de palo, pon, pon…

La naranja y el melón,
Se parecen al limón.
El limón y la sandía
Se parecen a mi tía.

Sana que sana: Una canción para cada ocasión.
Peralta Vasco, M. D. (2007). Bogotá: Alfaguara infantil.

La hora del baño también puede ser muy divertida. ¿Qué te parece si mezclas un baño de espuma con libros dentro del agua? Así es, libros dentro del agua. Y es que en el mercado encuentras ejemplares que vienen diseñados para que puedas mojarlos y jugar con ellos dentro de la bañera. De esta manera el tiempo de enjabonar a tu bebé puede ir al compás de una divertida historia que lo motive y su baño puede convertirse en un cuento muy bien contado:

Bañar a una rana no es fácil…
que si el agua esté templada
que ni muy dulce
y nada salada
¡Que una gorrilla!
¡Que una alfombrilla!
Que no la frotes mucho
que si no… su piel no brilla
Que tres saltos… ¡por acá!
Que sepas cantar… ¡croack!
Bañar a una rana no es fácil
Incluso cuando has acabado
ella de nuevo… ¡salta!
Para meterse en el agua
pues le gusta estar mojada.

educapeques.com/lectura-para-ninos

Y no nos olvidemos de la hora de dormir, de lo significativo e importante que resulta conciliar el sueño en compañía de la voz de los padres, pues son ellos quienes transportan a los niños al mundo de la imaginación y la fantasía. Cuando les lees a tus hijos antes de conciliar el sueño, su cerebro -al quedarse dormidos- continúa trabajando en lo escuchado, de la misma manera que sucede cuando vemos una película y soñamos con ella. Leer con los niños antes de dormir también los ayuda a enriquecer su vocabulario, los prepara para cuando empiecen a leer por sí solos, aumenta su concentración, se fomenta la creación de patrones de sueño saludables y, lo más importante de todo, les regalas parte de tu tiempo y afecto.

Estas son solo algunas ideas para convertir momentos cotidianos en momentos esenciales para conectar a los niños con el mundo mágico de la literatura. Seguramente tú puedes encontrar muchas más situaciones y lugares para recitar, cantar, susurrar, leer y contarle cuentos a tu bebé. Estos momentos fortalecerán el vínculo afectivo entre ustedes y generará maravillosos recuerdos. ¡Atrévete a explorar y jugar!

A continuación, algunos arrullos recomendados para todo momento. Encuentra algunos de ellos en Maguaré:

– ¿Quién es este nene que frunce la nariz,
Tiene dos ojitos y sabe sonreír,
mueve la cabeza que sí, que no?
¿Quién es ese nene que veo yo?

– No es un botoncito,
es una nariz,
ay, que me la como…
¡ya me la comí!

– Tope tope tun, tope tope tun,
Que lindos ojitos los que tienes tú.

Sana que sana: Una canción para cada ocasión.
Peralta Vasco, M. D. (2007). Bogotá: Alfaguara infantil.

A continuación te presentamos una serie de títulos recomendados para acompañar los primeros años de vida y compartir en familia. Puedes encontrarlos en las bibliotecas públicas de las cajas de compensación familiar y en las que hacen parte de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas:

 

Título Autor Editorial Año
Vamos a cazar un oso Michel Rosen Ekaré 1994
Gaspar y Lola: El mundo de las imágenes Anne Gutman Juventud 2002
Colección de Dudú Annette Swoboda Juventud 2002
Colección de Elmer el elefante David Mckee FCE
Colección David David Shannon Everest
Ahora no, Bernardo David Mckee Alfaguara 2005
Me gustan los libros Anthony Browne FCE 1993
Colección buenas noches Varios Norma
Cierra los ojos Kate Banks Juventud 2002
¿Dónde viven los monstruos? Maurice Sendak Alfaguara 2005
Lobo Oliver Douzou FCE 1999
Colección de Sapo Max Velthuijs Anaya
Ven, petirrojo, ven Xavier Blanch y Francesc Rovira La Galera 2000
Colección Ponte Poronte Ekaré
¿A qué sabe la luna? Michael Grejniec Kalandraka 2012
 

2 Comentarios

  1. OMAR JEREZ

    MUY BUENOS SUS CONSEJOS Y ENSENANZAS MUCHAS GRACIAS

    Responder
    • Maritza Chávez

      Con mucho gusto Omar. Puedes encontrar más en las redes sociales de Olingo Lee. Estamos en en facebook, instagram y youtube. (@olingoolee)

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas