El derecho de todos los niños a tomar la leche de sus mamás

En noviembre de 2016, los Relatores Especiales de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, el Derecho a la Salud, el Grupo de Trabajo sobre la Discriminación contra la Mujer y el Comité de los Derechos del Niño lanzaron un llamado conjunto a las naciones para proteger a los niños y a sus madres y facilitar prácticas óptimas de alimentación, tomar todas las medidas para proteger, promover y garantizar el amamantamiento y también para detener la promoción inapropiada de los sustitutos de la leche materna. Más de 800 mil niños podrían salvarse anualmente si los países asumieran la tarea de entender este asunto como una cuestión de Estado.

Los seres humanos son mamíferos y esta cualidad está determinada por las glándulas mamarias que permiten la producción de leche como alimento para sus crías. Es por eso que la lactancia es un hecho natural que ha permitido que la especie humana sobreviva a lo largo del tiempo. El mismo cuerpo humano produce un alimento superior e inigualable para su especie. Cada mamífero tiene su leche específica para los suyos y específica quiere decir que tiene todo lo que esa especie necesita. La leche materna es justamente lo que necesita el cuerpo humano para poder terminar de desarrollarse después de nacer.  

Sin embargo, desde 2005 las cifras sobre lactancia exclusiva en menores de seis meses en todo el mundo han decrecido constantemente. La situación no se ha podido frenar, lo que ha causado aumento de mortalidad infantil, desnutrición, enfermedades e infecciones tempranas que se podrían evitar o tratar con mayor eficiencia si los bebés lactaran.

La leche materna es el mejor alimento para el niño porque tiene las cantidades necesarias de vitaminas como la A,B,C para que el niño crezca saludable y bien protegido; fósforo y calcio para que tenga huesos sanos y fuertes, hierro, para mantener la energía, proteínas para protegerlo contra las enfermedades, grasas que lo protegerán cuando sean mayores de padecer enfermedades de corazón, de circulación y azúcares para que tenga energía y un desarrollo sano del cerebro.  

La primera hora de vida, es fundamental para lograr que madre e hijo establezcan su vínculo y la lactancia debería comenzar en ese lapso de tiempo.  El calostro es la primera leche que produce la madre después del parto, es una leche muy valiosa porque tiene todos los elementos necesarios para nutrir al niño desde su nacimiento, protege al niño contra infecciones, enfermedades, y es un purgante natural porque limpia el estómago del recién nacido.  Por eso es importante dar de mamar tan pronto nazca el niño y no es necesario darle biberón ni otros líquidos.

En la primera hora de nacido, la mamá tiene las hormonas dispuestas y con esa primera succión que hace el bebé, empiezan a generarse hormonas como oxitocina y prolactina. La oxitocina se conoce como la hormona del amor, y es la que afianza el vínculo, tiene efectos físicos benéficos para la madre y el niño. Y por otro lado la prolactina es la hormona que se encarga de producir la leche. Además, la leche materna es un tejido vivo que cuenta con microbiota o flora bacteriana y es esencial para el desarrollo y funcionamiento de todos los órganos incluyendo el cerebro.

Foto de @FOTOMILTON

Cada madre tiene la capacidad de producir la leche específica que necesita el bebé,  y esta leche tiene la capacidad de adaptarse al clima, a la hora e incluso cambia la composición durante la toma mientras el bebé amamanta . También cambia con la edad del bebé porque los requerimientos nutricionales se van modificando. El cuerpo le da lo que el bebé necesita. Es la leche perfecta y en ningún momento va a dañar al bebé.

El bebé no nace con un sistema inmunológico maduro, ya que tiene cinco años para terminarse de formar. Durante el primer año, el lactante depende de su madre para luchar contra las infecciones porque su propio sistema inmunitario no está completamente desarrollado. Cuando la mamá amamanta al  bebé, es como si le prestara el sistema inmunológico.  Si el bebé no recibe esas inmunoglobulinas va a estar expuesto y vulnerable a virus, bacterias, e infecciones. Si recibe leche materna, va a ser un bebé que se va enfermar menos o que si se enferma se recuperará mucho más rápido.

Desde 1979, el Estado colombiano ha legislado para fomentar la lactancia materna y en enero de 2017 el Presidente sancionó la ley 1822 que modificó los artículos 236 y 239 del código sustantivo del trabajo, de vital importancia para mejorar las condiciones en que las madres amamantan a sus hijos: una que amplió a cuatro meses y medio la licencia de maternidad y la ley que obliga a todas las entidades públicas y privadas con capitales superiores a los 1500 salarios mínimos o que tengan más de 50 empleadas para que las mamás cuenten salas de lactancia con todas las especificaciones de higiene y salubridad durante su período de lactancia.

Y también hay docenas de iniciativas que promueven la lactancia, en MaguaRED seleccionamos para ustedes dos experiencias que dan cuenta del creciente interés por garantizar a los niños este derecho en Colombia.

La lactancia como derecho

Como explica Valeria Calderón, mamá, educadora certificada, abogada con énfasis en salud reproductiva y miembro de La liga de la leche, organización no gubernamental con presencia en más de 85 países, el derecho a la lactancia es el que tienen las mujeres a amamantar y los pequeños a ser amamantados. Ambos son sujetos de derecho. Los derechos fundamentales son aquellos que por su naturaleza forman parte de la esencia ser humano sin importar su sexo, raza, color, posición social o económica, este derecho a la lactancia está relacionado directamente con el derecho a una alimentación adecuada y al cuidado de la salud.

Tenemos una norma de normas que es la constitución política. La norma de normas dice que durante la maternidad y la infancia toda persona tiene derecho a cuidados y asistencia especiales. Sumado a este hecho, el derecho a la maternidad merece protección. Las mujeres no tienen por qué sufrir discriminaciones o tratos desiguales por razón de ejercicio de su maternidad, ni en el lugar de estudio, trabajo o entorno familiar o socialValeria Calderón

Estos derechos se vulneran cuando una madre lactante recibe a su bebé recién nacido con el consejo médico de darle leche de fórmula, la discriminación que se hace una madre cuando ofrece pecho a su bebé en lugares públicos, la sugerencia médica o familiar de un destete sin ninguna causa que lo motive y la prohibición a una madre lactante que necesite extraerse leche en un lugar privado y tranquilo para dejársela a su bebé y mantener su producción.

A finales de 2016 las Naciones Unidas, a través de expertos relatores, publicaron la declaración sobre el derecho a la lactancia como derecho humano. Esta declaración tiene como propósito instar a los Estados a tomar acciones urgentes respecto a las leches de fórmula y a tomar acción en su comercialización engañosa, agresiva o inapropiada. Encontrando la sugerencia al consumo de esta leche artificial y suplementos como riesgosa para la salud del bebé.

Ninguna leche de fórmula o suplemento, tiene las cualidades naturales de la leche materna. Son más los beneficios que los riesgos y es importante continuar propiciando el encuentro madre e hijo a través de la lactancia, así como su protección e información en todos los casos.

Amamantar – grupo de apoyo virtual de madre a madre

Según índices del Ministerio de Salud de Colombia, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda como mínimo la lactancia exclusiva hasta los seis meses -y su extensión hasta los dos años de edad-, la gran mayoría de madres amamanta a sus niños hasta los 1, 8 meses. De cada 100 niños que nacen en Colombia y solo el 56% inicia la lactancia materna en la primera hora de nacidos. Cifras que, en sí mismas, son un llamado de atención a las entidades de salud, teniendo en cuenta que el parto institucionalizado es del 95%.

La mayoría de las razones por las que las mamás recurren a sustitutos es por falta de información, de apoyo y también porque no interpretan correctamente las señales y sienten que no van a tener una buena producción de leche. En Colombia cada vez son más las iniciativas públicas e independientes que velan por el bienestar de los bebés y las madres lactantes. Ese es el caso de Amamantar – grupo de apoyo virtual de madre a madre, creado por Lorena Beltrán Villamil una cartagenera que partió de su necesidad de mamá lactante de tener un grupo con quién compartir esa etapa en la que sentía que estaba sola.

No muchas mujeres dan teta hoy día, la sociedad está muy desinformada y entonces es una práctica que tiene mucho prejuicio alrededor, mitos y tabúes y eso hace que muchas personas tengan una versión muy subjetiva de lo que es la lactancia.  Como mamá lactante recibes muchos comentarios alrededor que nunca pidesLorena Beltrán

En marzo de 2015 decidió crear un grupo en Facebook que hoy reúne a más de 5000 miembros alrededor de los temas de lactancia y maternidad en todo el mundo. El grupo inicialmente está constituido por madres que quieran apoyar a otras madres cada una desde su perspectiva. Cada lactancia es completamente diferente y cada bebé también. Al sentir que no aún no había profesionales que atendieran los casos específicos, Lorena se formó como asesora para atender a las madres lactantes individualmente y no solo con el grupo.

Para Lorena, el hecho que la lactancia no tenga tanta acogida, se debe a la falta de apoyo que empieza con el personal médico, el entorno laboral, social y familiar y esto es distinto a no querer apoyar a las madres, sino que está más relacionado con la desinformación que circula con la experiencia de lactancia y que deriva  en todos los mitos que hacen que las mamás crean en algún punto que la lactancia no sea una opción para los bebés.

“El mito más grande es creer que hay algunas mujeres que pueden dar leche y otras que no. Es un mito porque somos mamíferas tú no ves a ninguna gata o vaca dudando de su capacidad de dar leche. Tenemos mamas, glándulas mamarias, que son un órgano como los pulmones, corazón. No nos preguntamos si estos están funcionando bien pero si cuestionamos si podemos dar leche o no y es un órgano más que va a cumplir su función”.

Lo cierto es que tan solo el 2% de las mujeres pueden llegar a tener un problema con la lactancia, e incluso en estos casos no se habla de no producción, sino de una baja producción que afecta las necesidades de los bebés y que por lo general está relacionado con una patología especial que hace que la glándula no funcione bien.

Con la intención de compartir los errores y aciertos que encontró en su camino personal como mamá, Lorena seguirá defendiendo la importancia de amamantar desde el primer momento así como los beneficios de la lactancia exclusiva

 
Etiquetas: , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas