Mallko y papá: Un libro de Gusti Rosemffet sobre la aceptación y el síndrome de down

Etiquetas: , , , , ,

 

Tener un hijo va mucho más allá de simplemente desearlo. El vínculo, la aceptación y el amor se construyen con el vaivén de los días que muchas veces son como un ataque de todo un ejército al castillo de la tranquilidad y otros como un momento pleno de felicidad. Mallko y papá es un retrato a dos manos, el testimonio de un padre que se desprende de sus miedos, prejuicios y se entrega de lleno a amar y por otro lado, los trazos vivos y espontáneos de su hijo.

Este libro es una creación de Gusti Rosemffet, un ilustrador argentino radicado desde hace más de 30 años en Barcelona sobre la experiencia con su segundo hijo Mallko que nació con síndrome de Down. Gusti, acostumbrado a dibujar cambiar, tachar, y borrar los trazos que no le salen como él quiere se encuentra de frente con un hijo que no es como lo había imaginado y que no puede romper, rehacer o tirar.

A veces, con los hijos pasa como con el dibujo: no sale como lo imaginabas. A un dibujo lo puedes romper, y volver a hacer. Lo puedes borrar. O hasta puedes retocarlo, mejorarlo a tu gusto, perfeccionarlo con el Photoshop. Pero con el hijo, con el hijo de verdad… Eso… No lo puedes hacer. Eso me ocurrió con Mallko: no era como me lo había imaginado. Llegó antes de tiempo, sin avisar, y … No lo aceptéMallko y papá

Ese “no lo acepté” que está en doble página y en negrilla, es el grito crudo y real de un padre que siente miedo ante una situación en la que un hijo nace enfermo o distinto. El mismo sentimiento de muchos padres que no lo dicen o deciden abandonar el barco que los llevará a una nueva aventura que transforma hasta el menos osado y escéptico.

Después de la tormenta, se pregunta Gusti “¿Por qué no supe reconocer que estaba bien?, como en el caso de los dibujos desechados, estaba bien. Por suerte me dije, no lo rompí ni lo borré.” No era un angelito, no era una bendición, era simplemente Mallko, con sus temperamentos que van hacia los extremos, pero con el profundo cariño que tiene para dar. Ni para Anne, la esposa de Gusti, ni para Théo, el hijo mayor que para ese entonces tenía 8 años, que Mallko naciera con un cromosoma de más significó un problema.

Anne y Théo siempre tomaron la noticia como una nueva experiencia y enseñanza y esa fue la primera lección para Gusti.

Mallko podría venir así como era e igual lo iban a querer.

“Así son las mamás y tenemos mucho que aprender de las mujeres”

La segunda parte del libro, premiado con el Bologna Award Prize en la categoría Disability 2016, es dedicada a Mallko; a su gusto por los carros, por ayudar en las tareas de la casa, por leer desnudo (culete al aire), tocar en guitarra “Dani California” de los Red Hot Chilli Peppers, “Black is Black” de AC/DC y “Gam Gam Style”, su habilidad para doblarse y su experiencia en la escuela donde puede relacionarse con toda clase de niños.

La importancia del juego que para Mallko representa la oportunidad de relacionarse, también está representada por el tiempo que pasan Gusti y Mallko, que en el libro se ve montando triciclo, jugando fútbol, corriendo detrás de Mallko mientras él caza palomas y haciendo de distintos vehículos como “papá taxi, papá ambulancia, papá caballito, papá remolque”.

Por su condición, Mallko ha tomado más de siete medicamentos en algún momento y se ha sometido a varias cirugías. El apoyo de su padre ha hecho que el proceso de recuperación sea más sencillo.

Jugar también te permite afrontar dificultades y dolores. En el último año tuvimos que pasar por dos operaciones. Una para mejorar la audición y otra para mejorar la visión. Cuando Mallko se recobró de la anestesia se quería arrancar lo que le habían puesto en el ojo así que yo me puse uno y así íbamos los dos iguales.Mallko y papá

El consejo que siempre da Gusti, quien además es el fundador de la Asociación Windown, que trabaja por la inclusión y realiza talleres artísticos con personas con capacidades diversas, a todos los padres es que siempre sean felices con lo que tienen, que no se pierdan la oportunidad de vivir una experiencia nueva que los pueda cambiar y rebobinar.

Acá la experiencia de este ilustrador en su faceta paterna:

Si conocen algunas experiencias de padres con sus hijos que les parezcan interesantes, tiernas o divertidas, compartan con nosotros dejando un comentario en esta entrada.

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas