Volar, el recuento de una conversación

Volar”, el más reciente libro de Yolanda Reyes es la historia de un encuentro de dos personajes dispares que coinciden en un vuelo. Juan Diego y la Señora feroz empiezan un viaje en el que hablarán de sus miedos, el divorcio, y los secretos.

Inspirado en una experiencia propia este libro narrado a dos voces, guarda todas las sensaciones que produce tomar un avión y conectar con eso que se fue y ese algo que llega.

La Señora feroz, está impaciente porque dará una conferencia en Bogotá sobre la memoria, espera poder terminar su discurso en el avión, hasta que su paz se ve interrumpida por la llegada de un niño sudoroso y agitado que se sienta  a su lado. ¿Le gustaría compartir este vuelo con el niño?, es la pregunta que le hace la azafata a esta señora que acepta sin mucho convencimiento.

Juan Diego es un niño apasionado por los aviones, que se divide entre estar en la ciudad con su papá, con quién comparte este gusto, o cerca de su mamá y su hermano peludo. En el transcurso del viaje, tanto la Señora feroz como Juan Diego empezarán a revelar sus miedos en cuanto empiecen a sentir el efecto de las turbulencias en el interior de la aeronave, problema que tratará de resolver Juan Diego con todos los datos que sabe.

Este libro está inspirado en una vivencia que tuvo Yolanda Reyes cuando fue invitada a Concepción, Chile, a dar una charla, un año después del terremoto que presenció en el 2010. En su viaje de Santiago a Concepción, Yolanda se quedó mirando a un niño recomendado con su cartelito colgando y le pidieron como en la historia que lo acompañara durante el vuelo. Empezaron a hablar y se dieron cuenta de que, por razones distintas, los dos tenían miedo. Aunque Yolanda  asegura que la historia de Juan Diego es ficción.

Yo soy de Bucaramanga y siempre iba a pasar las vacaciones donde mi abuela, ella venía por nosotros y aunque yo vivía feliz en Bogotá, ir donde mi abuela era como ir al paraíso. Todo lo que quisiéramos lo podíamos hacer. Armaba la casa, ella hacía los dulces que nos gustaban y cuando volvíamos a Bogotá era triste, pero a la vez era lindo porque íbamos a ver a nuestros papás. Era terrible no saber si uno estaba triste por dejar a la abuela o estaba feliz por ver a los papás. Era muy raro sentirse triste y feliz a la vez… …los vuelos siempre nos conectan con algo que se fue y algo que llegaYolanda Reyes

La Señora feroz, es un personaje que tiene una transformación a lo largo del libro. Además de tener emociones encontradas por su conferencia y la presencia de este niño, tiene problemas con la comida que le dan en el avión porque no es libre de gluten. En contraste, Juan Diego empieza a mostrarse más fuerte y solidario con la Señora feroz, así como busca caminos para brindarle soluciones a todos sus problemas, como cambiarle su ensalada por pudín.  

“Juan Diego, deja la marca de saber afrontar cosas. De lo humano, de reconocer la vulnerabilidad, pero sobre todo la de un compañero de viaje maravilloso. Este encuentro tiene ante todo la huella de la conversación con un niño. No saben lo que se pierden si evitan hablar con un niño. Las cosas más reveladoras me las han dicho los niños y considero que lo que yo hice fue contar la conversación con uno de ellos”.

En este encuentro real que pasó a convertirse en ficción en “Volar” Yolanda promueve la escucha y el diálogo entre iguales que se pueden tener con todos, incluso con los que no superan la mayoría de edad. Una experiencia que puede resultar terapéutica, reveladora y sobre todo sincera.

La gente de cualquier edad es gente, es el punto que conecta todas las historias. Los niños son gente, no son ositos de peluche, no hay que hablarles solo de ciertos temas. Los niños necesitan oír, hablar y saber de todo. Además, siempre están ahíYolanda Reyes

Como en su libro los “Agujeros negros”, Yolanda vuelve a tocar temas “delicados” o “intratables” que viven y sienten los niños: el divorcio, los secretos  y las custodias compartidas. “Volar” es una historia que resulta cómica por la espontaneidad de sus personajes y al mismo tiempo conmueve por su transparencia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Ir a la barra de herramientas