Las posibilidades del movimiento (para niños de 2 a 4 años)

Las palabras tienen el poder de crear, representar y expresar. No hay límite ni cosa que no puedan lograr. Invitan a soñar, sentir y cuestionar mientras despiertan la curiosidad. Por eso la lectura que está llena de palabras y entonaciones abre el paso a la exploración, a la creación y también al movimiento. En este caso encontrarán dos experiencias de lectura enfocadas a promover la imaginación y la creatividad a través de la corporalidad.

 

¡Voy a jugar!, de Edurne Lacunza

Sinopsis: Tatú el armadillo ha decidido pasar desapercibido convirtiéndose en una pelota. ¿Será que alguno de sus amigos lo descubre?

Experiencia sugerida: A partir de la lectura de ¡Voy a jugar!, de Edurne Lacunza, desarrollen  juegos corporales que inviten a los niños a emplear su cuerpo para crear a través del movimiento. Por ejemplo, una buena alternativa sería animar a los niños a convertirse en toda clase de objetos al asumir diferentes posturas o por qué no imitar al armadillo  convirtiéndose en pelota.

 

Érase una vez un espacio, de Marta Carrasco

Sinopsis: Los señores amarillos y azules luchan por un espacio. Lo agrandan, lo encogen, lo estiran y lo vuelven a reducir. Esperemos que algún día lo aprendan a compartir.

Experiencia sugerida: A partir de la lectura Érase una vez un espacio, de Marta Carrasco, desarrollen juegos corporales que inviten a los niños a emplear su cuerpo para crear a través del movimiento. Por ejemplo, una buena alternativa sería proponer a los niños que se organicen en grupos y configuren con sus cuerpos  una forma con la menor cantidad posible de espacios vacíos.

 

Textos de María Camila Sánchez. Licenciada en Pedagogía Infantil de la Universidad de La Sabana. Durante el periodo 2017-2 desarrolló su pasantía en el programa de primera infancia de la Dirección de Artes del Ministerio de Cultura.
Etiquetas: , , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->