La diversidad hace la fuerza

 

Cortesía de @FOTOMILTON

 

Los niños entre los 0 y 6 años –incluso antes del nacimiento– son seres complejos que retienen y están hiperatentos al mundo que los rodea: los sonidos, las formas, los colores, las texturas, las sensaciones, los olores, los sentimientos, las personas… A partir de ese contacto –esa interacción– los niños construyen y reconstruyen, día tras día, sus sistemas de conocimiento; mejor dicho, van revelando una identidad y moldeando –en el presente y día tras día– unos valores, unos gustos y, claro, un universo en el que ellos se pueden sentir incluidos o no (o un universo en el que ellos incluyen a otros o no).

En ese sentido, si el niño en la primera infancia está expuesto a la interacción con otros elementos ajenos a su contexto –digamos, que pueda jugar con niños de diferentes culturas– entonces su universo es más amplio: más diverso: más tolerante. Si un niño no tiene ninguna interacción con el otro o los otros –si los desconoce– su universo se reduce y el otro no existe, es invisible o es “raro”.

Por esta razón mostrarle el mundo al niño desde el reconocimiento y valoración de la diversidad humana y natural es, sin duda, un imperativo ético –parafraseando a la UNESCO: la diversidad cultural es un patrimonio común de la humanidad porque gracias a la comprensión de ésta –desde la primera infancia– se construye el respeto a la dignidad humana.

Cortesía de Juan David Padilla

 

Los derechos culturales, la identidad cultural, la inclusión, el acompañamiento y vínculo afectivo, la integralidad, la participación y la interactividad son los fundamentos transversales de las distintas construcciones de universos –de mundos– en los niños. Allí se integran elementos como la comida, la lengua, el género, la religión, el baile, la música, la naturaleza… Si el niño es capaz de comprender esa infinitud de posibilidades –por ejemplo, que hay sociedades que comen insectos o que hay bailes que rinden homenaje al sol o que hay niños que juegan con animales–, pues, su sistema de conocimiento aprehende, comprende y acepta lo “diferente” desde su diferencia: la de los otros y la suya.

Es importante que los niños, a través de sus maestros, padres, cuidadores y, sin duda, los productores de contenidos infantiles –sin importar el entorno de desarrollo en el que se encuentren–, puedan concebir la diferencia de las personas como algo natural. Así, y solo así, la diversidad deja de pensarse como una falta, ausencia, rareza o invisibilización y se convierte, entonces, en una oportunidad para conocer, crecer, jugar y divertirse.

 

Cortesía de @FOTOMILTON

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

1 Comentario

  1. Vivir la diversidad es sin duda uno de los retos más grandes que tienen tanto los protagonistas como las familias. Tengo dos hermosos hijos, Emmanuel de 10 años que en su momento debió ir por dos años, tres días a la semana a terapias para ayudar lo en su integración sensorial. Aunque han pasado ya cerca de 6 años de esto, aún nos encontramos con algunas secuelas (resalto que muchos de las características de los niños con problemas en la integración sensorial se sueñen confundir con el autismo), Emmanuelito no es un niño al que inviten a las fiestas infantiles, o que tenga amigos, al ser tan sincero dice lo que piensa sin medir las cosas, o pensar que puede acarrearle problemas en diferentes contextos, por ejemplo no es convencional que un niño te diga a ti como docente que esta aburrido en clase, o que te tiene miedo, eso no lo dicen los niños, ellos lo callan, Emmanuel lo dice ¿, lo expresa si lo siente, pero a los adultos les parece “atrevido”. La semana pasada lloro y me dijo que él no quería ser diferente, que sus compañeros en el colegio le decían que era muy raro.
    Ser diferente no es malo, lo malo es que como adultos no entendemos que somos los responsables que en la escuela, en la calle… Pasen cosas como etiquetar a alguien por cómo se mueva, habla, o expresa. Nosotros los adultos somos los que les decimos a los niños que los demás son “raros”, por no vestirse, verse, hablar o ser físicamente como creemos debe ser. Al expresarlo, hacemos que los niños empiecen a crecer pensando que todos debemos ser iguales y no entender que somos diferentes, sino mírate en el espejo, ninguno de nosotros es igual a otro.

    Ya hable de Emmanuel, y mi Santi, tiene tres años es autista, y esta diversidad de mis dos hijos nos ha cambiado a nosotros como familia, el pensar no es igual, nuestros día a día no es igual al de cualquier otro padre o madre. Muchos padres están muy orgullosos de los adelantados que son sus bebes en su proceso de desarrollo, nosotros somos felices en lo poco a poco de nuestro Santiago, él es no verbal, pero como familia hemos aprendido a entender la voz de su sonrisa, de su ojos, el lenguaje al danzar sus manitas de un lado al otro.

    Magure me pregunta, nos pregunta …¿Han pensado cómo la diversidad influye en la personalidad y sensibilidad de los niños?, a esta, respondo, SI, y lo coloco con mayúsculas para qu todos los que lo lean entiendan que es un SI totalmente convencida de influye y ha influido totalmente en la personalidad de Emmanuel al vivir su día a día como diverso peor también como hermano mayor que afronta la realidad de Santiago, ha influido en el desaprender de nosotros como padres, permitiéndonos comprender que si un niño grita en un centro comercial, o cuando escucha muchos sonidos duros, o ve muchas personas en la calle… no es porque este haciendo berrinche, es porque esta sobresaltado y no sabe cómo expresar que tal vez tenga miedo de la situación. Nos ha permitido cambiar y sensibilizarnos a las necesidades de concienciar a los demás en el respeto en el ayudar a todos y cada una de las personas. En visitar colegios, jardines y hablar de ello.
    Esta es mi realidad y la de mi familia Maguare, hablar de un #UniversoDiverso es nuestro diario vivir, sé que muchas familias tienen universos diversos, la tarea es conversarlo, y hacer que otros entiendan que SER DIFERENTE NO ES MALO, LO MALO ES NO VERNOS COMO DIFERENTES.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->