Los efectazos de Dafna Vallejo y Aseneth Suárez

 

Dafna Vallejo y Aseneth Suárez son las creadoras de Cuentazos con efectazos, una serie animada infantil que celebra el acto de compartir historias: aquí leer es un juego en familia. Cuentazos con efectazos es un  trabajo colaborativo del que también hacen parte Demetrio Vallejo, quien es el encargado de adaptar los cuentos, Max Milford Giraldo y Max Milfort Blandón, quienes hacen parte del diseño de la serie y además le dan las voces a los personajes.  

Dafna Vallejo es diseñadora gráfica y Aseneth Suárez es realizadora audiovisual. Ellas son amigas desde hace veinte años, cuando Aseneth trabajaba en la Dirección de Infancia del Ministerio de Cultura con el papá de Dafna, Demetrio Vallejo, cuentero e investigador y creador de contenidos infantiles en teatro y espectáculos.

 

Dafna Vallejo y Aseneth Suárez.

 

Antes de que nacieran los Cuentazos con efectazos Dafna se dedicaba a trabajar como asistente de dirección de arte y, después, trabajó en Caracol Televisión, donde se acercó a la posproducción y al diseño en movimiento o Motion Graphics. En medio de estos trabajos Dafna sabía que lo que quería ser, en serio, era era ser cuentera, y no como su padre, quien construía historias mientras hablaba, sino cuentera de libros infantiles ilustrados. En Caracol Televisión Dafna conoció a Wanda Quintero y después de varios encuentros y conversaciones decidieron fundar Lapost, un estudio de posproducción cuyo interés es crear contenidos propios.

En ese entonces Aseneth, al igual que Dafna, estaba interesada en crear para los niños: pensarlos, generar contenidos y crear metodologías para ellos. Así, pues, fue tallerista audiovisual y profesora de niños de preescolar en Colombia, Turquía y Hungría, donde incluso se acercó a los niños gitanos y realizó junto con ellos piezas audiovisuales. En 2007 hizo parte del diseño de la franja infantil de Señal Colombia, Mi señal, donde trabajó con Katerine Moreno, directora de contenidos de Maguaré, con el fin de proyectar las bases de lo que sería esta franja a través de un trabajo de investigación sobre los contenidos infantiles a nivel mundial.

En 2016 las experticias de Dafna y Aseneth confluyeron en el mismo lugar: Lapost. Por un lado la cercanía a los contenidos infantiles de Aseneth y, por otro, el ojo afinado hacía ”lo bonito” y lo pertinente estéticamente para los niños, de Dafna, se juntaron. Juntas investigaron los productos para primera infancia que se habían creado a lo largo de los últimos diez años, y llegaron a la conclusión de que querían hacer cuentos animados: tan solo necesitaban un “algo” que las hiciera diferentes.

Dafna descubrió y quedó impresionada con el talento de Max Milford Giraldo y Max Milfort Blandón, papá e hijo. Ellos compartían en redes sociales conversaciones entre los dos y contaban cuentos de literatura infantil con su inconfundible estilo: papá leía y su hijo hacía las voces y los efectos sonoros de la historia.

 

Max Milfort Blandón y Max Milford Giraldo.

 

Ese descubrimiento se unió con la investigación y cuando estaban buscando una historia para hacer un piloto recurrieron a Demetrio, papá de Dafna, y de él surgió la historia de Un dragón no es mermelada y Dafna se lo imaginó con las voces de los Max. La historia era sobre un pequeño príncipe que tiene muchas ganas de explorar el mundo; un día descubre a una princesa capturada por un dragón y él la salva y ella, quien es fuerte y audaz, tiene una buena idea para quedarse con el dragón.

 

 

Gracias a este cuento Dafna y Aseneth –¡Y el equipo!– ganaron el Crea Digital 2016 y con el premio produjeron cuatro capítulos más.

 

Yo tenía cierta experiencia en contenidos infantiles porque es lo que he venido haciendo, pero realmente este proyecto me he permitido aprender a profundidad. Está en nuestras manos lo que se dice y cómo se dice. Dafna y yo partimos de los referentes de las cosas que hemos hecho, pero también de muchas cosas que nos gustan y, sobre todo, de estar con los niños, de parchar con los sobrinos… desde que nos metimos en esto estamos conectadas en todos los niveles con ellos. Lo que le interesa a un niño es nuestro ejercicio vital. Cuando te metes con contenidos infantiles la vida te empieza a dar literatura, música y además te pone los niños al lado, quienes son nuestros maestroscuenta Aseneth.

 

 

Cuentazos con efectazos

 

En Cuentazos con Efectazos Papá Blablá e Hijo Jojó leen y narran cuentos inéditos colombianos –Hijo Jojó hace los efectazos, uno sonidos de su autoría que acompañan las acciones de los personajes. En cada historia se representan a las niñas y niños de diferentes regiones del país, se estimula el reconocimiento y apropiación del patrimonio cultural, así como de la biodiversidad colombiana, y las ilustraciones y la técnica de animación le dan a la serie una riqueza visual que hace que cada cuento funcione como una pieza independiente.

Luego de Un dragón no es mermelada llegaron más capítulos, por eso en un proceso colaborativo iniciaron convocatorias para tener más historias, más cuentazos. Regaron la voz en universidades, invitaron a escritores y contactaron a Fundalectura: querían que los cuentos estuvieran inspirados en las transformaciones físicas, mentales y sociales que viven los niños entre los dos y los seis años.

Del proceso de curaduría de la historia se encargan Dafna, Aseneth y Max (papá), y desde ahí, se piensa en la adaptación, el formato, el tono, el lenguaje y el humor.

 

Lo que buscamos en las historias que llegan es que sean divertidas y refleje cierta transversalidad: Cuentazos con efectazos es un proyecto que pretende reivindicar los hábitos de lectoescritura, pero también qué habla de cómo son los niños y qué les pasa en su desarrollo de los 0 a los 6 años explica Dafna

 

 

Proceso creativo

 

La serie habla de lo  que tienen en común todos los niños y lo que les pasa en su desarrollo sin importar la nacionalidad, lengua o creencias. Todos los niños pasan por etapas de descubrimiento, desde lo físico, social y afectivo.

Además, Cuentazos con efectazos ofrece historias en contextos locales, donde, por ejemplo, el sancocho o el ajiaco son las sopas de los niños, o donde la piangua se come, o se toca la marimba o se dice “parce”. Así mismo, las historias exponen las preguntas que tienen los niños, los secretos entre voces y los detonantes para generar un diálogo con ellos:

“Los niños viven realidades, la realidad de estar en este mundo. Están expuestos a un montón de información. Los papás ven noticias, los niños escuchan lo que dicen en el colegio, el proceso de paz, las elecciones, la separación, etcétera, y ellos están llenos de preguntas… Vimos que no había un espacio certero para contestar las preguntas de los niños o para abrir un diálogo alrededor de ciertos temas”, cuenta Aseneth.

Fue así como hicieron una convocatoria con temas específicos para los cuentos y de allí se completaron los trece capítulos de la primera temporada, en donde los niños encuentran distintas formas de ser niño.

 

 

“Hay un capítulo de un niño de papás separados que comparte el tiempo entre sus papás, un capítulo que habla de equidad de género y otro de niños con otras capacidades. La idea es abordar esos temas sin miedo”, agrega Aseneth y Dafna complementa:

“Hay algo enriquecedor de todo este proceso y es ponerse en los zapatos de los niños: ¿Un niño realmente se conectaría con estos temas? ¿Ellos tienen de verdad estas dudas? En nuestros consejos creativos, donde discutimos sobre las temáticas y cómo abordarlas todo el tiempo nos estamos poniendo en los ojos de ellos, pensamos en su reacción desde los diálogos mismos”.

Al final, confiesan Aseneth y Dafna, es Max Milfort Blandón, el más joven del equipo, con siete años, quien termina filtrando los contenidos:

“Si no le resuena una historia Max nos dice. Eso nos permite saber que estamos hablando en el lenguaje que es”, aseguran Dafna y Aseneth:

 

Cuentazos con efectazos está creado en un formato audiovisual: hay guiones y flujo de trabajo de adultos, pero esto siempre es validado por Max. No son cosas estrictas que tiene que decir de tal manera, desde lo creativo lo puede hacer como un juego, como lo hacía con su papá la primera vez que Dafna los escuchó. Muchas cosas parecen súper chéveres en el papel y quedan mejor gracias a élconfiesa Aseneth.

 

Más que una serie web

 

Hace un año, en 2017, Dafna y Aseneth presentaron Cuentazos con efectazos al mercado de coproducción de Señal Colombia después de ganar Crea Digital y tener 5 capítulos. Sintieron que algo hacía falta para que la serie tuviera más unidad. Fue así como se dieron a la tarea de buscar un socio que les permitiera seguir explorando y desarrollar más capítulos y éste fue Señal Colombia, con el que lograron producir ocho capítulos más.

Las serie además cuenta con una página web donde se puede acceder a más material. Hay podcast, cuentos para descargar y leer, así como actividades en forma de guías de uso para los cuidadores. Por cada temática y capítulo hay temas para explorar con los contenidos y éstos retan al adulto a entablar diálogos, juegos y formas de compartir con los niños.

“Lo que sigue es mirar cómo encontramos más caminos para que se siga conociendo este contenido… caminos de difusión. Queremos que la página se siga alimentando y centralizar allí todo el contenido. Eso de los efectazos no son solo los sonidos que hacen los niños sino el “efectazo” que tiene cada una de las piezas en los niños. Más allá de producir más queremos que lo que está hecho tenga verdaderos efectazos en muchos niños”, concluye Aseneth.

 

En Maguaré pueden ver 5 capítulos de Cuentazos con efectazos (aquí).

También pueden ver la serie en Mi Señal, de lunes a viernes desde las 9:30 a.m.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo Gobierno de Colombia
Logo Unimedios - Universidad Nacional de Colombia
Logo De Cero a Siempre
Logo Leer es mi cuento
Logo MaguaRED
Logo Maguaré
logo